DESCUBRE TU PLACER, TAMBIÉN ES PARA TI...

14 nov. 2011

Las feromonas y la atracción física

Aunque la existencia de las feromonas se ha puesto en duda en muchas ocasiones su existencia es una hecho. La feromona es una sustancia química segregada por los seres vivos cuyo fin es provocar determinados comportamientos en otros individuos de su misma especie. Esto podría traducirse como una forma de comunicación entre los miembros de una misma especie. Su descubrimiento vio la luz hace más de medio siglo y, desde entonces, se asocian con la atracción sexual.

Al contrario de lo que muchos puedan creer las feromonas no se encuentran únicamente en el cuerpo humano, en el reino animal cumplen muchas e imprescindibles funciones de comunicación. El caso de las hormigas es muy ilustrativo y nos demuestra que aunque la atracción física sea una de las principales funciones de las feromonas, no es la única. Las hormigas emplean esta sustancia para señalar el camino que una la comida con su hormiguero, en el caso de las abejas las feromonas sirven como señal de alarma para el resto de los individuos en aquellas situaciones en que se sientan amenazadas. Como hemos señalado la atracción entre individuos es, sin duda, la que ha hecho famosa esta sustancia.

La detección de las feromonas en los humanos se realiza a través del órgano vomeronasal, un órgano auxiliar del sentido del olfato situado en un hueso entre la nariz y la boca. Esto explicaría y apoyaría el aumento en la venta de productos que contienen feromonas. Además de la venta de productos, aumentan cada año las investigaciones que pretenden desvelar los secretos mejor guardados relacionados con las feromonas y el comportamiento humano.

No hay comentarios: